Sitemap
Compartir en Pinterest
Los investigadores han encontrado evidencia de que el hambre está relacionada con sentirse irritable y enojado.Lumina/Stocksy
  • Científicos europeos han encontrado nueva evidencia que apoya una asociación entre la sensación de hambre y las emociones negativas.
  • Estos investigadores aprovecharon la tecnología de los teléfonos inteligentes para ayudar a capturar los sentimientos de hambre y el estado emocional de las personas en tiempo real.
  • El contexto en el que las personas pueden sentir hambre también podría ejercer una influencia inconsciente sobre las emociones y los comportamientos.

El término "hambriento" se acuñó en 1918 para describir la irritabilidad o la ira debido al hambre.La evidencia anecdótica y clínica muestra que el hambre puede afectar las emociones y el comportamiento.

Un estudio novedoso, dirigido por científicos del Reino Unido y Austria, examina cómo interactúan el hambre y las emociones en el día a día.

Sus resultados indican que el hambre puede estar estrechamente ligada a sentimientos de ira, irritabilidad o poco placer.

El autor principal, Viren Swami, profesor de psicología social en la Universidad Anglia Ruskin en Cambridge, Reino Unido, dijo que este estudio es el primero en explorar estar "hambriento" en entornos cotidianos en lugar de un laboratorio.

Los hallazgos aparecen enMÁS UNO.

La aplicación mide estar "hambriento"

Dr.Swami y sus coautores reclutaron a 121 adultos y 64 completaron el estudio.Tenían edades comprendidas entre los 18 y los 60 años.

Las mujeres constituían el 81,3% de la muestra.Nadie reportó “diverso” o “no quiero contestar” con respecto a la identidad de género.

Los investigadores utilizaron el método de muestreo de experiencia (ESM), que incitó a los participantes a completar encuestas breves de forma semialeatoria cinco veces al día durante 21 días.Esto estaba destinado a registrar relatos en el momento de experiencias de hambre y bienestar emocional.

Dr.Stefan Stieger, profesor de psicología en la Universidad de Ciencias de la Salud Karl Landsteiner en Donau, Austria, coordinó el trabajo de campo.Comentó: "Esto nos permitió generar datos intensivos [...] de una manera que no es posible con la investigación tradicional basada en laboratorio".

Los participantes descargaron una aplicación de teléfono inteligente ESM para ingresar sus datos y garantizar el anonimato.

¿Sentimientos autoinformados?

Este análisis dependió de calificaciones autoinformadas, que investigaciones anteriores indican como evaluaciones confiables del hambre.

En una entrevista con Medical News Today, el Dr.Swami explicó:

“No medimos los marcadores fisiológicos del hambre. Sin embargo, los autoinformes de hambre (es decir, cómo los participantes experimentan subjetivamente sus niveles de hambre) son significativos en el contexto de la emotividad. Debido a que el hambre autoinformada probablemente depende de la conciencia de las señales de hambre, tal vez se pueda suponer que refleja la medida en que los efectos fisiológicos del hambre se han traducido en conciencia y procesos de atribución. “

“Como tal, el hambre autoinformada sigue siendo valiosa por derecho propio, especialmente porque las calificaciones de hambre son confiables tanto cuando se hacen de inmediato como después de varios días cuando se prueban en condiciones similares”, agregó.

Los participantes enviaron detalles sobre edad, nacionalidad, estado civil actual, peso, altura y educación antes de completar las encuestas.

Las preguntas involucraban sentimientos actuales de hambre, irritabilidad e ira.También informaron sobre su estado emocional actual y su nivel de alerta.

Vínculo sustancial con las emociones

Incluso después de tener en cuenta los factores demográficos y los rasgos de personalidad individuales, los datos revelaron que el hambre puede transformarse fácilmente en "suspensión".

El hambre se correlacionó con una variación del 56 % en la irritabilidad, una variación del 48 % en la ira y una variación del 44 % en el placer entre los participantes del estudio.

Además, estas variaciones coincidieron con las fluctuaciones diarias del hambre y los niveles promedio de hambre durante el período de tres semanas.

Los profesores afirmaron: “[Se] podría sugerir que la experiencia del hambre se traduce en emociones negativas a través de una variedad de señales y contextos situacionales cotidianos que se perciben negativamente […]”

“En otras palabras, es posible que el hambre no conduzca automáticamente a emociones negativas, pero dado que las inferencias sobre el significado del afecto tienden a ser relativamente automáticas e inconscientes, es posible que las personas hambrientas no tarden mucho en experimentar enojo e irritabilidad”.

Moscas de la fruta "hambrientas"

Investigadores de la Universidad de East Anglia (UEA) en Norwich, Inglaterra, descubrieron que los insectos también pueden exhibir tendencias de "enojo".

Dr.Jen Perry, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UEA, fue la autora principal de un estudio que observó este comportamiento entre las moscas de la fruta.Ella no estuvo involucrada en Dr.El estudio de Swami.

En una entrevista que marcó la publicación de su estudio, la Dra.Perry dijo:

“Descubrimos que las moscas de la fruta machos hambrientas muestran más hostilidad entre sí. Es más probable que se lancen agresivamente unos a otros y se golpeen con las piernas (comportamiento de 'esgrima'), y pasan más tiempo defendiendo los parches de comida".

Limitaciones y fortalezas

Los investigadores reconocieron varios "factores limitantes" con respecto a su estudio.

En primer lugar, el diseño del estudio hizo imposible sopesar “contextos situacionales específicos” con cada participante y escenario.Además, el uso de medidas de un solo elemento para medir la irritabilidad y la ira no permitió a los científicos explorar los "matices potenciales" en cada experiencia.

Dr.Swami notó que él y sus compañeros solo midieron la ira, la irritabilidad, la excitación y el placer.Excluyeron otros estados emocionales para limitar la carga sobre los sujetos del estudio.

MNT le preguntó al Dr.Swami si el estudio tiene en cuenta los problemas de salud mental u otros desencadenantes que pueden haber causado que algunos participantes tengan emociones negativas.

El profesor respondió: “Este no era el propósito del estudio (es decir, desarrollar una descripción completa de la ira/irritabilidad) y de todos modos no habría sido posible usando un método de muestreo exploratorio. Sin embargo, medimos y controlamos el rasgo de ira”.

Agregó que analizar cómo las emociones podrían haber contribuido a los sentimientos de hambre estaba más allá del alcance del presente trabajo.

Manejo de emociones

El presente estudio no ofrece métodos para reducir los sentimientos negativos relacionados con el hambre.

Sin embargo, la Dra.Swami señaló: “[…la investigación] sugiere que poder etiquetar una emoción puede ayudar a las personas a regularla, por ejemplo, reconociendo que nos sentimos enojados simplemente porque tenemos hambre”.

Él tiene la esperanza de que "una mayor conciencia de estar 'hambriento' podría reducir la probabilidad de que el hambre resulte en emociones y comportamientos negativos en las personas".

Todas las categorias: Blog