Sitemap
Compartir en Pinterest
Los expertos dicen que pasar tiempo con perros puede ayudar a reducir los niveles de estrés en los niños.Daniela Jovanovska-Hristovska/Getty Images
  • En un nuevo estudio, los investigadores dicen que las interacciones con los perros ayudan a reducir los niveles de la hormona del estrés en los niños.
  • Los expertos dicen que tener un perro también puede ayudar a enseñar a los niños sobre la responsabilidad y la interacción social.
  • Señalan, sin embargo, que los padres deben considerar los compromisos financieros y de tiempo para tener un perro.

Pasar tiempo con perros puede ayudar a reducir el estrés en los niños.

Eso es según un nuevoestudiarpublicado en la revista PLOS ONE.

El estudio examinó los niveles de estrés en niños del Reino Unido antes y después de pasar 20 minutos con un perro entrenado y un adiestrador profesional.Las sesiones fueron dos veces por semana durante cuatro semanas.

Los resultados se compararon con un grupo de control de niños que no pasaban tiempo con perros y un grupo que practicaba la meditación.

Los investigadores dijeron que los niños que pasaron tiempo con perros mostraron niveles significativamente más bajos de cortisol (hormona del estrés) después de sus interacciones que el grupo de control o el de meditación.Este fue el caso tanto en las escuelas ordinarias como en las de necesidades educativas especiales.

Los investigadores dijeron que las intervenciones con perros pueden reducir con éxito los niveles de estrés en los escolares, pero también señalan que se necesita investigación adicional para determinar la cantidad óptima de tiempo que se pasa con los perros para reducir el estrés.

Investigación previa

Los resultados del nuevo estudio coinciden con los hallazgos de investigaciones anteriores.

Una revisión de la literatura de 2018 informó que los perros brindan alivio del estrés y apoyo social en términos de aumentar la interacción social, aliviar la soledad y la depresión, y posiblemente aumentar la actividad física.

Andrea Dorn, MSW, trabajadora social clínica, autora de Cuando alguien muere: una guía práctica para niños conscientes sobre el duelo y la pérdida, y madre de dos niños, sugiere que las últimas investigaciones confirman que hay beneficios significativos al exponer a los niños a los perros para reduce el estres.

Dorn le dijo a Healthline que exponer a los niños a perros sanos y de buen temperamento puede proporcionar varios otros beneficios para combatir el estrés.

Incluyen lo siguiente:

  • Amor y conexión positivos, leales e incondicionales (es decir, un sentido de pertenencia).
  • Lecciones importantes sobre el cuidado, que pueden generar confianza y un sentido seguro de sí mismo.
  • Una vía para enfocarse fuera de uno mismo, proporcionando una distracción del estrés y la ansiedad.
  • Aumento de las habilidades sociales y una disminución de las luchas de comportamiento.
  • Una sensación de seguridad que puede hacer que los niños se sientan seguros.
  • Estimulación y regulación del sistema nervioso y sensorial a través de caricias o sujetar al perro.

Consejos de expertos para el éxito

Dr.Sandra Bonat es asesora médica pediátrica en VIP StarNetwork, un proveedor de servicios de salud móviles e in situ.Completó su programa de residencia en pediatría general y una beca en endocrinología pediátrica.

Bonat le dijo a Healthline que si el niño nunca antes ha estado cerca de un perro, es importante darle al niño cierta exposición a un perro antes de traer un perro a la familia.

Esto se puede hacer a través de la interacción con un amigo o el perro de un familiar o en otro tipo de entorno controlado.

Akua Boetang, Ph.D., psicoterapeuta licenciada y miembro de la Asociación Estadounidense de Terapia Matrimonial y Familiar, dijo a Healthline que los padres pueden ayudar a los niños a aprovechar al máximo el hecho de tener un perro con las siguientes estrategias:

  • Permita que los niños identifiquen cómo la mascota puede ser parte de su bienestar emocional.
  • Eduque al niño sobre cómo el cuidado de la mascota podría servir como un posible alivio del estrés.
  • Asegúrese de que la responsabilidad relacionada con el perro no agregue más estrés al niño.

Qué más considerar antes de tener un perro

Temperamento

“Busque un perro que sea tranquilo, confiado, cariñoso y amigable”, dijo Bonat.

Dorn está de acuerdo y señala que los perros que requieren mucho mantenimiento o los perros con antecedentes de agresión tienen el potencial de aumentar la ansiedad dentro de una familia y un hogar.

Participación familiar

“Puede ser útil investigar un poco antes de involucrar a su hijo en el proceso”, dijo Dorn.

“Hable con su hijo sobre esta posible nueva incorporación a su familia y permítales conocer perros potenciales para encontrar uno con el que sientan una conexión”, agregó.

Momento de la introducción

Considere el momento de la llegada del perro a la casa, dijo Bonat.

“Asegúrese de que haya suficiente tiempo para prestar atención al nuevo perro y asegurarse de que los miembros de la familia estén en casa y puedan establecer una rutina con el perro”, aconsejó.

Compromiso familiar

La socialización, el entrenamiento y el ejercicio son importantes para el bienestar de un perro.

Este compromiso de tiempo debe considerarse antes de traer un perro a la familia, dijo Bonat.

Habilidad financiera

Los perros pueden ser maravillosos para aliviar el estrés, pero necesitan atención y pueden ser un compromiso financiero increíblemente importante, señala Dorn.

Considere a qué veterinario irá su perro y el costo de los alimentos, las visitas al veterinario y los posibles costos médicos inesperados.

“Si crees que puedes manejar estos compromisos, genial. Si su familia decide que un perro puede ser un compromiso demasiado grande, una mascota más pequeña puede ser una consideración”, dijo.

“Aunque los perros son compañeros maravillosos, su hijo aún experimentará muchos de los mismos beneficios para aliviar el estrés de cualquier mascota que funcione bien para su familia”,añadió Dorn.

Supervisión de adultos

La participación y supervisión de los padres (particularmente en niños menores de 10 años) son necesarias para que tener un perro sea positivo para la familia, dice Bonat.

“Los niños pequeños y aquellos con necesidades especiales pueden no tener la madurez para controlar sus impulsos agresivos o enojados y deben ser monitoreados en todo momento con el perro”, explica.

Comportamiento modelo

Tenga en cuenta que establece el tono para el hogar.

Bonat dice que los padres deben enseñar al niño la forma correcta de cuidar al perro y tratarlo de manera amable y paciente.

¿Qué pasa si su hijo todavía está estresado?

Si su familia ya tiene un perro (o varios) y su hijo o hijos todavía experimentan altos niveles de estrés, es posible que se pregunte qué puede hacer a continuación.

Bonat sugiere que los padres hagan que el niño desempeñe un papel más activo en el cuidado del perro.

“También pueden hacer que el niño realice actividades con el perro, como sacarlo a pasear, jugar con el perro en el jardín o entrenarlo para que dé nuevas órdenes o trucos”, dice.

Pero en última instancia, si su hijo todavía siente altos niveles de estrés a pesar de pasar tiempo con un perro o perros, se deben considerar e implementar otras formas de reducción del estrés, dice Bonat.

“Esto puede incluir ejercicio, meditación, atención plena, terapia de juego y terapia cognitiva conductual (TCC)”, dijo.

Todas las categorias: Blog